X
ImagenTip
Patricia

Patricia Luna


1 fotos
Tip de Cómo darle de comer a niños quisquillosos
Patricia Luna
Receta de Cómo darle de comer a niños quisquillosos
Tip
Ver todas las fotos

Cómo darle de comer a niños quisquillosos

En ocasiones es difícil lograr que tus hijos coman toda la comida que tu preparas, esto es un proceso natural en el que ellos se adaptan y conocen nuevos platillos e ingredientes. Con estos tips aprenderás cómo hacer que los niños quisquillosos coman mejor sin tener que pelear con ellos, se paciente y disfruta de la hora de la comida con tus hijos.
Patricia

Patricia Luna


Imprimir
Cerrar Video
X
Cómo darle de comer a niños quisquillosos
En ocasiones es difícil lograr que tus hijos coman toda la comida que tu preparas, esto es un proceso natural en el que ellos se adaptan y conocen nuevos platillos e ingredientes. Con estos tips aprenderás cómo hacer que los niños quisquillosos coman mejor sin tener que pelear con ellos, se paciente y disfruta de la hora de la comida con tus hijos.

Paso a Paso de : Cómo darle de comer a niños quisquillosos

1
Evita que la hora de la comida se convierta en una batalla. Ofrécele tu hijo diferentes alimentos saludables, aunque al principio la rechace, puede llevarle un poco de tiempo aceptar nueva comida. No pierdas la paciencia y sigue intentando ofrecerle, frutas, verduras o "comida de adulto". No lo presiones.
2
Muchos niños accederán a comer verduras si ellos mismos las eligieron, en la tienda o para el menú. Si las verduras verdes no los atraen, intenta con naranjas o rojos. Sírvelos crudos o acompañados de algún aderezo. Evita conformarte con que los coman mezclados en salsas o purés, ya que el aporte nutrimental no es el mismo.
3
Los jugos con muchos azúcares pueden hacer que se llenen y que no quieran comer en la hora de la comida, si toman jugos, que sean naturales y rebajados con agua para que se acostumbren a tomar agua simple. Puedes intentar servirles jugos o leche con la comida y agua simple el resto del día.
4
Ten siempre en casa snacks que sean naturalmente dulces: yogurt bajo en grasa, fruta, uvas congeladas o incluso rebanadas de manzana con crema de cacahuate. No tengas demasiados dulces en la casa, si no los ven, no estarán tentados a comerlos (y tu tampoco).
Nunca uses los dulces o postres como premio o soborno, inclúyelos siempre en su dieta para que ésta sea balanceada.
5
Crea horarios para la comida y el lunch. Puede ser que tu hijo salte alguna comida de vez en cuando, pero de ésta forma sabe cuando esperar la siguiente comida.
6
Resiste la tentación de preparar platillos especiales para tu hijo quisquilloso. Sirvele la misma comida que al resto de la familia, pero trata de hacer por lo menos un platillo que sabes que le gusta. Planea de forma estratégica los lugares de la mesa, para sentar a tu hijo quisquilloso junto al miembro de la familia que mejor coma.
7
Si tu hijo está jugando con la comida de su plato, puede ser que este satisfecho. Obligarlo a comer todo puede llevar a problemas de sobrepeso en el futuro. Ofrece porciones de tamaño infantil y déjalos decidir cuando han comida suficiente.
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD